pazYcomedias

galería

twitter facebook

pazYcomedias
Pl.Colegio del Patriarca, 5.
bajo-dcha.
46002 Valencia
Telf. (+34) 96 391 89 06

Lunes a sábado
de 10h. a 14h. y de 17h. a 21h.

Miopía

ESCIF

3 julio 2015 > 10 septiembre 2015

La intervención “Miopía” (2015) del artista ESCIF, ocupa el espacio Glass Wall de la galería en diálogo con la exposición “300,4 litros” de Fermín Jiménez Landa en la sala principal.

Los muros del centro histórico de Valencia le sirven a Escif de bastidor para sus graffitis cargados de mensajes en combustión, al igual que numerosas ciudades se han convertido en el soporte a sus trabajos, buscando la complicidad del observador para hacer detonar las convenciones que durante demasiado tiempo han nublado el juicio de una inmensa mayoría. Pero mientras asistimos al final de una época, Escif salta del muro para llevar a cabo una intervención en la Galería pazYcomedias de Valencia, dentro del programa de cuestionamiento y actitud crítica comisariado por José Luis Pérez Pont, en una de las escasas ocasiones que este creador ha aceptado abandonar la calle, su espacio natural, y activar su discurso a través de un soporte comercializable.

En el campo de las expresiones artísticas en el espacio público, se viene trabajando en la reconsideración del uso del arte en el espacio urbano, poniendo en cuestión la función ornamental o decorativa con la que el arte ha sido empleado en tantas ocasiones. La faceta estética del arte no agota sus otras muchas posibilidades. La capacidad crítica y participativa del arte en el espacio público apela a una interpretación horizontal de la sociedad, con relaciones más naturales y menos regladas, contribuyendo al desarrollo de estímulos que activan en el individuo una progresión en la reconquista de la calle como lugar común. Ese proceso simbólico está conectado con la creciente necesidad que expresa la ciudadanía por recuperar el pulso con la realidad, saliendo del letargo de la opulencia falaz, para llevar a cabo un ejercicio de empoderamiento que nos recuerda la legitimidad de trabajar civilmente por un sistema más participativo y menos autocrático.

En ese sentido, según el comisario, “Miopía es la forma con la que Escif da respuesta al proceso individualizador que avanza implacable en las sociedades desarrolladas, donde los individuos son incapaces de ver más allá de los cincuenta centímetros que les separa de sus smartphones”. El proyecto parte de una reflexión en la que el propio autor, a partir de su miopía, lleva la afección médica de la ceguera al plano de lo social mediante un paralelismo con el que extiende ese déficit de visión a un diagnóstico de lo humano definido por el egoísmo.

El trabajo de Escif se caracteriza por deshacerse de los atributos inútiles, como forma para poder llegar mejor a la esencia de las cosas. Es frecuente que las ramas impidan ver el bosque, pero también sucede en ocasiones que las verdades fundamentales se muestran sencillas a los ojos de todos y es nuestro enrevesado entendimiento el que nos impide apreciarlas y asumirlas. Por lo general, en la sencillez reside no solo la belleza sino también la inteligencia. Con “Miopía” Escif alcanza esa máxima, habitual en su obra.